DIFERENCIA ENTRE EDUCACIÓN CANINA, ADIESTRAMIENTO Y ETOLOGÍA. Diferencia entre tradicional y positivo

Quien tiene perro y en algún momento ha buscado ayuda profesional se habrá dado cuenta de que cada persona trabaja de una manera, que se utilizan técnicas totalmente diferentes y contradictorias. Que hay profesionales que recomiendan medicar y otros no, unos recomiendan terapias alternativas como complemento y otros no…
En este mundillo no hay nada reglado, los veterinarios pueden sacarse un posgrado en etología, estudio del comportamiento de los animales, pero no hay nada más.
Antes de explicar las diferencias decir que esto es una opinión y mi punto de vista, que las recomendaciones que daré son bajo esa premisa, mi experiencia personal y profesional. Cada uno trabaja como sabe y como cree que es la mejor opción y intenta ayudar al perro o a la familia como puede y como sabe.
Para mi el adiestramiento canino es una forma de controlar al perro y sus conductas. Suelen enseñarles obediencia (sentado, tumbado, quieto, caminar pegado y la llamada). Si el adiestrador es tradicional utilizará todos los castigos que hagan falta para que el perro obedezca, dentro del tradicional hay gente que utiliza técnicas mas aversivas que otras, aquí todo se acepta, someter al perro, pegarle, apalizarlo, castigarlo, gritarle, collares de ahorque, cordinos, collares de pinchos, collares de vibración y collares eléctricos. Y hay quien controla las conductas de manera positiva, les enseña las mismas ordenes pero sin castigos, con premios, con juegos, con felicitaciones. Si tenemos un perro reactivo a perros por la calle el adiestrador tradicional le enseñará a que camine en junto o a que se siente cuando vea un perro para que no pueda ladrar, o le pondrá un collar de pinchos o ahorque para tirar de la correa cada vez que el perro ladre o un collar eléctrico para freírlo si intenta ladrar. Se basa en producirle dolor al perro para que tenga más miedo de las consecuencias de ladrar que del perro al que ladra. Con esta técnica si tenemos perros pasivos, acabaran acojonados y en indefensión y pueden dejar de ladrar por miedo a lo que le puedas hacer pero jamás podrás relacionar a tu perro con otros perros y estas creando una bomba de relojería, con las correspondientes subidas de estrés y comportamientos asociados que luego te encontrarás en casa. Si tienes un perro activo, los tironcitos no funcionarán así que los castigos irán subiendo de intensidad hasta que el perro tenga conductas agresivas hacia ti porque habrás perdido su confianza y cariño y te tendrá miedo o empezará a generalizar miedos y a tirarse a todo en la calle. En el mismo ejemplo, el adiestrador en positivo le pedirá a tu perro que se siente mientras pasa el perro sin ladrar y le felicitará por haberse sentado y obedecido. Con esta forma de trabajar podrás hacer una vida bastante normal si logras relajar al perro y hacer que obedezca (que no siempre pueden) pero siempre tendrás que estar pendiente de controlar las reacciones de tu perro, el perro vivirá siempre con sus miedos y pendiente de ti y de tus órdenes sin saber cómo comportarse cuando tú no estás. Hay un riesgo en el adiestramiento en positivo que no se suele nombrar que es que si no sabes lo que haces aunque haya autocontrol puedes estar reforzando con estos premios estados emocionales de ansiedad, exigencia, nerviosismo…. y las conductas se pueden intensificar. Tendrás problemas cuando se lo tengas que dejar a alguien y no pueda controlar las reacciones como tú lo haces.
La etología trabaja los problemas de comportamiento pidiendo órdenes y controlando las conductas, casi todos trabajan de manera positiva y sin castigos o con castigos más “leves” y pequeñas correcciones pero tampoco trabajan el problema de fondo del perro y suelen medicar. Algunos aprueban las terapias alternativas pero la mayoría suele recetar ansiolíticos y medicaciones fuertes para períodos lagos de tiempo o de por vida. Al perro reactivo a perros del ejemplo anterior le darían Fluoxetina o algún otro medicamento para relajarlo y le darían pautas de control de conducta, no soy partidaria de medicar porque el perro puede ir grogui y disminuir la intensidad del problema pero el miedo de fondo que lo crea nunca se resolverá con medicación y pautas de control.
La Educación canina casi siempre suele ser en positivo y trabaja los miedos de fondo que crean las conductas no deseadas. Dentro de esta forma de trabajar hay gente más positiva que otra. Encontraras profesionales que ni si quiera utilizan el “no” informativo sin connotación de castigo y otros que dicen trabajar en positivo pero estás viendo que si corrigen o provocan malestar al perro. Un educador te enseñara a que tú mismo puedas ayudar a tu perro sin necesidad de ir muchas veces al domicilio. En el ejemplo anterior, un educador primero haría una reducción de estrés sin exponer al perro a otros perros y modificando el día a día del perro que lo estresa o no es correcto para él, te daría pautas de manejo de correa y cómo reaccionar, una vez el perro está más tranquilo se haría un trabajo de desensibilización a perros, una vez bajado el umbral de miedo se harían aproximaciones y paseos con perros neutros y sociables, cuando tu perro lo pueda gestionar se le metería en grupo de perros con habilidades sociales y cada vez estaría más en contacto con otros perros inseguros o con el mismo problema que el suyo. La finalidad es que tu perro deje de ladrar a los perros que se encuentra por la calle no por evitar tus tirones o castigos sino porque como ya no les tiene miedo y no hay necesidad de que les ladre. Tu perro podrá ser sociable y hacer una vida normal sin que tengas que estar preocupado por lo que pueda pasar si no lo controlas.
Nosotros somos educadores caninos, trabajamos en positivo, si somos partidarios de poner límites al perro de forma respetuosa y de controlar el entorno según lo que el perro pueda ir gestionando. No aprobamos la medicación tradicional y si las terapias alternativas como complemento (Flores de Bach, homeopatía, Reiki, biodescodificación, etc.). Nos ayudan nuestros perros, quienes hacen la mitad del trabajo de socialización y educación de cachorros, les inhiben la mordida, les ayudan a comunicarse, a calmarse, a que sepan relacionarse, a que el juego sea sano, les ponen límites, desensibilizan a los perros que tienen problemas con el movimiento, ayudan a los que tienen miedo a ruidos o a pasear por ciudad. Lo que le dice un perro a otro se aprende muy rápido, nosotros podemos tardar mucho más tiempo en dárselo a entender y en ser un referente adecuado para él.
Si quieres ir leyendo nuestros artículos y viendo nuestros vídeos de Educación Canina entra en nuestro grupo de Facebook: Educación Canina. Club Agility Montcau o ven a conocer nuestro Club y las actividades que hacemos a Aiguafreda (Barcelona). Hacemos visitas a domicilio y cursos de Educación canina para propietarios.

Miriam Olmedillo
625461215 (Atiendo por Wassap)
CLUB AGILITY MONTCAU
Aiguafreda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s