ENTRENAR LA LLAMADA

Nosotros centramos la Educación del perro en la comunicación, el adiestramiento és algo secundario pero útil para enseñar ciertas señales que es bueno que el perro conozca por si se necesitan utilizar. En este post vamos a hablar de la llamada, de cómo enseñarla, como afianzarla y no perderla por un mal uso. Un perro que viene cuando lo llamas puede disfrutar de ir suelto, de tener momentos de libertad, de mejores relaciones sociales, juegos, puede investigar más y mejor, en definitiva tiene una vida más plena.

La llamada es la señal más importante pero también el más difícil de perfeccionar. Es muy fácil que el perro acuda si estas en casa o en ausencia de estímulos que interfieran, pero es más complicado en otras situaciones. A esto se suma que acudir a la llamada a veces le impide hacer otras cosas muy interesantes para ellos, como seguir oliendo algo, saludar a otros perros, personas, animales o investigar algo. Entrenar la llamada es ir aumentando la probabilidad de que tu perro no se lo piense para acudir a ti cuando lo llamas, primero sin estímulos y luego con ellos, hasta conseguir una llamada fiable en todas situaciones.

Entrenar a tu perro la llamada es darle una motivación al perro para querer venir contigo. Si tu perro no viene cuando lo llamas quizás es porque hay algún factor en el vínculo que se debe trabajar, como puede ser la confianza. Es posible que le hayas reñido alguna vez por no venir, ahí le has dado el motivo perfecto para ignorarte. Tu perro puede haber asociado que el venir es algo malo o que no es seguro, bien porque cuando lo llamas y viene le riñes, o bien es siempre para terminar el paseo, o tiene que dejar de jugar con otros perros, o ya no puede seguir oliendo interesantes aromas o cuando lo llamas en casa es para bañarlo, cepillarlo, cortarles las uñas… También puede pasar que en el día a día riñas o corrijas a menudo a tu perro y ahora para él eres poco previsible y algo que temer, ahí tienes debilitado el vínculo. Debemos recuperar su confianza para que a tu perro le encante ir contigo, te quiera seguir y acompañar. De nada te sirve entrenar una llamada si tu perro no quiere estar contigo porque no se fía de lo que le puedas hacer. También es posible que tu perro acuda a ti (con señales de calma) por miedo a las consecuencias.

Lo más importante es que cuando tu perro venga cuando lo llamas se convierta en una experiencia muy positiva y agradable. Dale premios de comida, un juguete, sesiones de juego, caricias… Llámalo en casa, siempre con voz agradable y divertida y prémialo con un “muy bien” y dale comida o juego. Siempre le recompensaremos con experiencias positivas.

COMO ENTRENAR LA LLAMADA

En casa y sitios tranquilos empieza a pedirle: “pepito, ven”. En el mismo tono en el que le felicitas una conducta, prometiéndole juego con la voz. Para añadir más probabilidad de que venga agáchate, que es una señal de calma.

Cuando el perro empieza a venir, de forma tranquila y divertida le puedes ir diciendo muy bien. Y cuando llegue le felicitas y le das un refuerzo. Lo más fácil es que al llegar le des una chuche, pero también puedes intercalarlo con tirarle un palito al llegar si le gusta jugar así, o sacar un mordedor y jugar un rato, o rascarle una zona que le guste. Cada perro es un mundo, un perro puede tener una caricia como reforzador como para otro esa caricia puede ser una molestia y no servir de reforzador. Debe ser algo gratificante para él.

COMO AFIANZARLA

Una vez acude siempre contento cuando lo llamas en situaciones tranquilas, iremos entrenando la llamada añadiendo distancia y estímulos (otros perros, personas, bicis, otros animales, etc.). Finalmente, lo haremos estando cerca de lo que le provoca inseguridades o miedo, en función de si hay agresividad o no, podemos entrenar la llamada utilizando una correa larga por precaución, si no tenemos claro que vaya a acudir a la llamada, utilizarla. Y seguiremos haciendo un trabajo paralelo de desensibilización de miedos para que vayan bajando de intensidad hasta desaparecer. Cuando el miedo es de intensidad alta, no es que no te hagan caso cuando los llamas, a veces ni te oyen o puede que su prioridad sea “resolver” ese conflicto antes de acudir. Ahí debemos trabajar los miedos más que entrenar la llamada.

Cosas importantes a tener en cuenta

  • Enséñale un comando para venir, no los llames solo por su nombre. Di “Pepito VEN”
  • No repitas más de dos veces el VEN, si tu perro a la segunda no viene, no lo llames mas, ves a por él. Cuantas más veces lo llames mas “sordo “estará el perro.
  • Si sabes que tu perro no va a venir, no lo llames, ve y cógelo. Si no le enseñas a que puede no venir.
  • No llames nunca a tu perro para cosas desagradables: para bañarlo, cepillarlo, para irte para casa, para que deje de jugar en el parque… Cuando se acabe el paseo ve y coge a tu perro, no lo llames para irte.
  • Llama a tu perro de vez en cuando en el paseo y dale un premio, para que entienda que no siempre que lo llamas se acaba el juego o el ir suelto. La llamada será para algo más bueno: juego, caricias, tomar un bocadito de algo rico. Si vas a jugar con él, llámalo antes y que asocie el juego con venir a la llamada.
  • Tu voz debe ser una promesa de buen rollo y juego, nunca exigencia o enfado. Tampoco le grites y que no note nerviosismo en tu voz. Si te enfadas tu perro difícilmente vendrá, puede ser que te haga caso pero empiece a apaciguarte y calmarte. Puede ser que obedezca pero lo hará por miedo y debilitaras tu vínculo con él. A la larga tu perro cada vez te obedecerá menos y tu enfado irá en aumento.
  • Practica la llamada de manera regular con tu perro.
  • Nunca lo castigues por no venir o por tardar más, castigas lo último que hace, que es acercarse a ti. Si no viene cuando lo llamas debes tómartelo como una advertencia, sigue entrenando la llamada para que sea más fiable. No la tiene bien aprendida.

Para que la llamada sea fiable debes practicar de manera regular, añadir las dificultades de manera progresiva, debes ser constante con este tema y no permitir que tu perro ignore la llamada. Si tu perro no viene, vas y lo coges, nunca le riñas ni te enfades, pero tampoco debe venir nada bueno de ti, se neutro.

Ayúdalo a no equivocarse mientras se le entrena la llamada, impidamos que nuestro perro se escape no soltándolo en lugares poco seguros o demasiado motivantes. Si no tienes un buen vínculo con él y no se fía de ti, restablece ese vínculo. Reduce estrés y elimina todos los castigos y correcciones que tenias con tu perro. Esta es tu prioridad.

Si no tienes un buen vínculo con él o tu perro tiene una mala asociación con la llamada, debes revertirlo. Elimina todo tipo de castigos y gritos, no le impongas y se respetuoso con él. Llámalo de forma amable y restablece la confianza. Puedes hacer más interesante el premio si se lo lanzas y lo tiene que pillar en el aire o bien lanzamos un puñado de comida al suelo y jugamos a que la busque con la nariz (les encanta). Si está jugando con perros, la probabilidad de que obedezca es más baja, se lo está pasando bien y nosotros no somos tan atrayentes en ese momento, si cuando viene sigue el juego, subiremos el nivel de probabilidad.

Tendrás una llamada bien entrenada cuando lo llames una sola vez y siempre venga, haga lo que haga y haya cerca quien haya. Vayamos aumentando la probabilidad de que venga.

Una vez entrenada la llamada, no debemos abusar de ella. Tampoco lo llaméis si esta oliendo algo interesante, saludando a un perro o calmándolo, su prioridad es esa y si lo llamas entra en conflicto. Nuestro perro debe seguirnos caminando por el campo o si nos vamos del parque de manera natural, la familia siempre va junta y el debe querer hacerlo por voluntad propia. Si “pasa” de nosotros revisemos que es lo que está mal.

Miriam Olmedillo

Daniel Turrión

CLUB AGILITY MONTCAU

Educación canina en positivo

clubagilitymontcau@gmail.com

625461215/ 637448534

2 comentarios sobre “

  1. Es muy interesante, con Savannah no tenemos problema con la llamada, generalmente… Siempre se puede aprender algo más, para cuando estamos toda la familia, ella está muy contenta y excitada, y la primera llamada, ni se entera, no siempre. Es obediente y sumisa.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s